Buscar

Queremos compartir nuestra preocupación porque los lugares que entregan comida a las personas de mayor vulnerabilidad y especialmente en situación de calle se están viendo desbordados por el cierre de varios comedores no gubernamentales.

Es necesario que los gobiernos provean de lugares con higiene, elementos y asesoramiento para brindar el servicio. También se requiere la adecuada provisión de recursos, recomendaciones e información sanitaria para que los comedores no gubernamentales, grupos de voluntarixs e iglesias puedan seguir llevando a cabo la tarea que venían desarrollando hasta que se produjo la pandemia de corona virus y se tomaron las medidas de aislamiento. Por ello pedimos la implementación de un plan de acción integral e inmediato para que los comedores no gubernamentales vuelvan a abrir, y así evitar que empeore la salud de las personas que no están comiendo. Porque el hambre genera desesperación y la desesperación caos, peleas y amontonamientos.

Nos debe importar que nadie pase hambre, y también tener conciencia sobre que el hacinamiento y caos puede generar una expansión incontrolable del virus, y tomar medidas puede atenuarlo.